miércoles, 19 de agosto de 2009

Fuego sagrado


Aprendí de Kvothe que la capacidad más importante del mago es el pensamiento paradojal. No se trata de tener fe en que algo puede ocurrir, sino ser capaz de mantener en la mente la idea de que ocurrirá y no ocurrirá al mismo tiempo. Para Kvothe, dejar caer una piedra hacia el cielo representa mantener en la mente el conocimiento aprendido de que caerá y la fe de que no caerá en el mismo instante.
Supongo que por esa causa, no espero que el sol ilumine. Enciendo el ocaso por una cuestión de fe.
Foto: Sebastián Urtubey

14 comentarios:

Ceci dijo...

Me encantó :)

claudia paredes dijo...

Gracias :)

al dijo...

Orwell lo llamaba doblepensar, aunque sonaba mucho más siniestro. ;-)

María Elena dijo...

que bueno Clau! Protagonista de amaneceres

BLUEKITTY dijo...

Me encantaron estas palabras... mucho, y justo lo que venía necesitando leer en este mes de agosto. Incluso si tal vez no entiendo su totalidad.

saluditos

Martín dijo...

Compañero infaltable de todos los recitales! ;)

Anónimo dijo...

No se si llegare a ser mago, si se que puedo ver y sentir la magia cuando brilla fuerte en este mundo de maravillas que es tu blog.

claudia paredes dijo...

Al: gracias. Ya sabes por qué.

Ele: si amanece nublado, es que falló.

Bluekitty: no importa no entender. Importa agosto ;)

Mago Anónimo: gracias, qué buena onda.

claudia paredes dijo...

Martíiiiiin: me reí mucho con tu comentario y no te lo dije en el comentario general...ufa! (espero que entres de nuevo y lo leas)

Martín dijo...

Claudia, entre de nuevo y lo leí! Me alegra que te haya hecho reir! Muchas gracias! Un beso

adriana rey dijo...

Qué bueno, que bueno... el pensamiento paradojal es posibilitador de tantas cosas... y también imposibilitador :S

claudia paredes dijo...

La condición es pararte en el costado acertado.

Pame... dijo...

...yo me mantengo encendida... por el momento, sólo por una cuestión de fe ;)

claudia paredes dijo...

Pame: yo lo sé ;)