lunes, 18 de mayo de 2009

Individualidad


Hay quienes prefieren hamacarse solos.

16 comentarios:

Felipe B dijo...

Que radical. Pasamos del auto con múltiples volantes a la hamaca solitaria. Lo bueno de este artefacto es que uno no tiene competencia en cuanto a la altura lograda con autoimpulsión.

claudia paredes dijo...

La vida es así, Felipe. Aunque debí haber hablado de "independencia" quizás. Si alguien empuja, se puede hamacar de a dos, al menos. (si empujas muy fuerte, no quedará nadie ;)

Ceci dijo...

Cómo me gustan las hamacas! Pero esta se ve tan solitaria...
Prefiero las múltiples, para compartir el vértigo :)

claudia paredes dijo...

Un paseo por el parque puede enseñar más que un curso de sociología. Si miras bien los juegos, la disposición de las cosas, las formas, encontrarás que hay modos de relación para todos los gustos. Somos un bellísimo zoo, aunque no haya relevado fotos de ese espacio.

Para el vértigo, te prometo un gran tobogán :)

Nata dijo...

Si al columpio le llamáis hamaca, ¿cómo llamáis a la hamaca?

[Sigo por aquí, pero es que alguien me está robando el tiempo.]

¡Mil besos!

claudia paredes dijo...

Hamaca.
Aquí se usa la misma palabra para ambas cosas.
Quién te quita el tiempo? Espero noticias en tu blog.

al dijo...

No es como el tobogán
Esa vil metáfora de la vida y la muerte
Ni como el subibaja, que siempre te deja a tu suerte
Y siempre baja.
No, no.
Yo voy a la hamaca…
(Kevin Johansen, "La hamaca")

Imagino que el subibaja es lo que llamamos balancín, ¿no?

claudia paredes dijo...

Sí, es un balancín como la vida.

Pame... dijo...

...yo ya no...

claudia paredes dijo...

Bien ahí!

kat dijo...

A ratitos no está mal,así no hay competitividad a ver quien llega más alto, pero tampoco compartes risas...

claudia paredes dijo...

Ok, Kat. A veces es necesario algo de soledad y silencio ;)

Anónimo dijo...

individualidad - soledad.

viva el subibaja!!

claudia paredes dijo...

Lo malo es cuando baja. Y se transforma en un baja-baja. Je.

AnThOnY Bq dijo...

Es un simbolo de la infancia... saludos

claudia paredes dijo...

Yo todavía lo uso.