jueves, 19 de marzo de 2009

Prevención

Mi profesor de Historia de la Cultura, en el último año del secundario, nos advirtió que hay experiencias por las que uno no debería pasar jamás. Si uno se enferma de varicela, por ejemplo, crea anticuerpos para el próximo contacto con el virus y entonces no se vuelve a enfermar. Eso sería el primer grado de la experiencia.
El segundo grado correspondería a aquellas circunstancias de las que no podemos tomar enseñanzas positivas para uno mismo porque hemos sido dañados en lo profundo en forma casi irreversible, pero nuestro aprendizaje sirve para transmitir la experiencia a otros. Este es el caso de la muerte de un ser querido, el caso de un robo, o aún un accidente.
Pero hay un tercer caso en que la experiencia no sirve para nada. Decía el genial "Pichi" Passerini que si uno se enferma de Hepatitis B, no puede ni crear anticuerpos ni contársela a otro. Uno se muere. En este tipo de caso, decía, lo único que vale es la prevención.
La experiencia del amor fallida no es otra cosa que una Experiencia Tipo 3: no crea anticuerpos, es irreversible y no le sirve a nadie. La única diferencia es que la Hepatitis B se puede prevenir. Conviene andar con cuidado en la calle...

10 comentarios:

Ceci dijo...

Es cierto: no crea anticuerpos, es irreversible y no le sirve a nadie. Pero vale la pena :)

claudia paredes dijo...

:) Será posible que valga algo que no sea "pena"?

al dijo...

¿Tampoco crea antialmas?

claudia paredes dijo...

Mmm...antiparras.

SOMMER dijo...

Uno de los mejoes post que he leido ultimamente....
me lo apunto.

claudia paredes dijo...

Gracias Sommer, pero no creas que es el mejor o dejarás de leer ;)

(!) hombre perplejo dijo...

Quizás exista un Tipo 4: es aquel en el que la experiencia sirve para identificar el error que vas a cometer a sabiendas. Les ocurre a todos los adictos; a cualquier cosa, incluido el amor fallido.

claudia paredes dijo...

Hombre perplejo: tus palabras tuvieron el efecto de una bala que da en el blanco.

Ceci dijo...

Uf! vale la alegría, la incertidumbre, la emoción, la falta de aire, la risa y también la pena :)

claudia paredes dijo...

Ceci: admiro ese valor. Vamos por más!.