domingo, 11 de enero de 2009

Mi regalo

La primera vez que ví una fotografía del Kilimanjaro, en África, fue al finalizar una clase a cargo del doctor Emiliano Lucero, médico argentino de la organización Médicos Sin Fronteras. La segunda vez fue hace muy poco, cuando Xavier Verdaguer, emprendedor de Barcelona y fundador de TMT Factory, decidió realizar junto a su equipo una donación a MSF en Tanzania. Casualidades de la vida, ambos figuran en mi video de Reyes Magos de este año, sin conocerse.
Esperé mi regalo más de lo previsto. Hoy Xavi me dio la noticia: parte de la donación fue para una escuela, que llevará el nombre de TMT School.
Hablo de gente y lugares lejanos en este blog sólo por una cosa: nada realmente bello en esta vida debe tener fronteras. Uno de los significados de "kilimanjaro" es algo así como "imposible conseguir". Hoy el Kilimanjaro es un tren que pasa por la esquina de mi casa y mi alegría no conoce límites.

8 comentarios:

Nata dijo...

Un regalo:

http://www.kilicam.com/

claudia paredes dijo...

Guau, Nata!!! Cómo haces para encontrar estas cosas mágicas?. Te extrañaba...

xavi dijo...

“Hay placer en los bosques sin caminos, hay éxtasis en las orillas solitarias, hay compañía donde nadie pisa, cerca del profundo mar y de su rugido musical; no amo menos al hombre, sino más a la Naturaleza”.

Lord Byron

claudia paredes dijo...

La soledad es una buena maestra si la sabemos aprovechar. Y el mundo es una gran escuela :)

La magia del corazon dijo...

Hoy la magia no tiene fronteras :)
x

claudia paredes dijo...

;)

kat dijo...

Las casualidades nos alegran la existencia...!

claudia paredes dijo...

Ya lo creo.