jueves, 1 de enero de 2009

Jim West


Antes de convertirse en sheriff, era un chico sencillo. Ahora tiene más mujeres y más humos que el tren de Jim West. Mientras hago mi maleta rumbo al Cabaret Voltaire, pienso que lo bueno de la historia del Oeste es que a todo tiroteo le siguen, invariablemente, épocas de Bonanza.

4 comentarios:

RANN+ dijo...

Que linda está esa locomotora!

Muy lindas las fotos. Hace unas semanas empecé un blog sobre fotos de Córdoba.
Llegué a tu blog por un link en el de Dayana.

Saludos

claudia paredes dijo...

Gracias Rann+. Entré a tu blog nuevo y me gusta mucho tu "mirada de ciudad". Te prometo un link. :)

La magia del corazon dijo...

después de la tormenta siempre viene la calma.. ojala siempre fueran bonanzas... pero a lo mejor ¿seria todo muy aburrido? :)
Un besazooo

claudia paredes dijo...

Sería muy aburrido,ciertamente. Sería "siempre la misma historia".