jueves, 6 de noviembre de 2008

Nudo en la garganta


Desde que te conocí, llevo un collar de acero.
Un sombrero de alambre.
Un signo de pregunta a modo de escapulario.
Dos dientes acorazados listos para morder la mano
de quien intente de buenas a primeras
sacarte de mi armario.

13 comentarios:

Eduardo Roldán dijo...

Esos son los celos enfermizos??

claudia paredes dijo...

Lo viste de ese modo? En realidad, hablaba de las tristezas, las angustias y las cosas que se nos suben a la garganta. Los hombres tienen un término para eso cuando hablan del temor ;)

La magia del corazon dijo...

un nudo en la garganta que poco a poco ya va soltandose es lo que estoy llevando toda la semana...
Espero que estes bien.
un beso y miles de sonrisas.
:)

claudia paredes dijo...

Loles querida, ya se desanudará. Con fe.

Nataly dijo...

Es bueno reír, pero también lo es llorar de vez en cuando!

claudia paredes dijo...

Vamos a hacerte caso.

DeaBea dijo...

Pocas veces he visto que la poesía de las letras fuera tan bien con la poesía de las imágenes.
Es decir, me regusta tu blog.
Un abrazo de osa.

claudia paredes dijo...

Gracias DeaBea, siempre con tu buena onda! Acepto con gusto el abrazo de osa.

mariana hh dijo...

es hermosa esta poesía
he pasado a leerla en silencio como 14 veces

claudia paredes dijo...

Y rompiste el silencio a la 15?

mariana h dijo...

si, pero no la magia.

Kat dijo...

mejor abrir un poco ese collar para que no se ahogue...;)

claudia paredes dijo...

Mientras llegue el agua a la raíz...