domingo, 28 de septiembre de 2008

Cotización


Fue ese día, en que el dinero no valía nada,
que comenzaste a pensar que tal vez
podía el silencio ser un tesoro.

Pusiste el silencio a precio dólar
y no volviste a pronunciar palabra
otra vez.

14 comentarios:

Nataly dijo...

En los tiempos que estamos, el euro-dolar está por los suelos!!;)

claudia paredes dijo...

Jaja, esperamos que se cotize el silencio entonces.

rama dijo...

Si el silencio cotiza en dólar y se genera una corrida muda, pede ser que suba alto y los oídos se acostumbren a estar en default, entonces habrá que salir con la palabra para que baje y todo puedan disfrutarlo. Al silencio, no!.
Besos y saludos.

Pame... dijo...

estoy... en silencio... a precio peso... ¿alguien comprará?

mariana h dijo...

qué bueno que cotice el silencio...
cambio por silencios esta sonrisa

claudia paredes dijo...

Rama: ok, la palabra hará descender el precio.

Pame: ley de oferta y demanda.

Marian: acá compramos.

Nicolás Gutierrez Magaldi dijo...

El problema es que la plata nos cotiza a nosotros...llego tanta corrida bancaria al ser humano que corremos de ella y sin escaparnos seguimos hundidos en el 3 a 1.
No nos materialicemos.
Nos merezcamos.
Nos soñemos.
Muy lindo tema, un saludo.
Nicolás Gutiérrez Magaldi

El Dueño de los Cajones dijo...

QUÉ LINDO TU BLOG.

Me gustó mucho la del cisne!

Vuelvo.

claudia paredes dijo...

Nicolás: es cierto, nos merezcamos.

Dueño de los cajones: podrías haber sido "dueño de los cajeros" en este post. ;)

Fernando Arocena dijo...

maravilloso tu blog, que he puesto entre mis suscripciones de rss. hermosa esta imagen. un economista diría: cuando el precio está bajo, compre! pero sería un atentado contra la poesía de tu foto.

claudia paredes dijo...

Aprendí con el tiempo que un emprendedor tiene más de artista que de economista. ;) (daré una vuelta por tu blog y gracias por tantas palabras lindas)

xavi dijo...

Hay gente tan pobre que solo tiene dinero...

claudia paredes dijo...

Ja ja, Mago de Barcelona, eso sí que es un caso de estudio! ;)

Kat dijo...

Si se cotizara, los periodistas os haríais millonarios!
(Yo vendería el Silencio.pero no Mis silencios...)