miércoles, 30 de julio de 2008

Prohibido


Tengo prohibido
llorar sobre las baldosas rojas
morderme los labios rojos
apretarme el corazón rojo,
hacerlo sangrar.
Mi circulación.
Mi tránsito.

4 comentarios:

ariadna dijo...

mejor, no vayas a provocarte lágrimas rojas (son las peores)

claudia paredes dijo...

Ja ja, espero no hacerlo nunca. El azul es mi consuelo.

DeaBea dijo...

Qué lástima esa prohibición!
Es la peor de todas, porque supone la inmovilidad y esta supone la muerte de las ideas y de otras cosas...

claudia paredes dijo...

Una lástima. Pero la tristeza prohíbe cosas.