domingo, 9 de marzo de 2008

Destino

El bus llegó desde Londres.
La “M”, desde EE.UU.
La calle era de Córdoba de la Nueva Andalucía.
Yo pasé de casualidad.
Venía del país de los sueños.

Nos cruzamos los cuatro. Nos preguntamos lo mismo.
La convergencia no es sólo una palabra.
A veces también es destino.

2 comentarios:

Maxi Peñéñory dijo...

La globalización también hace magia a veces.

claudia paredes dijo...

...y hace plata, je. (se te extrañaba por estos lugares virtuales)