sábado, 12 de enero de 2008

Cromlech (*)

Bailé en la piedra cada estrofa
de la canción desconocida
hasta armar con pies lastimados
el después de la rosa.

Olvidé la contraseña
para pedir milagros.
Pero fue infinito pedir
el de mis manos.

No hay comentarios: