lunes, 17 de diciembre de 2007

December rain

Llueve y el cielo está seco y por primera vez entiendo aquella metáfora de un blog que no es éste. Pero en esos casos en que suceden estas cosas inexplicables sobre las baldosas de una calle cualquiera de Córdoba, mis buenos oídos que todavía conservan lo que oyen (las paredes oyen) esperan encontrar unas líneas del Canon de Pachelbel.


4 comentarios:

rama dijo...

Sin palabras!, sólo sonidos mientras piso la baldosa.
Ya está, momento sublime!.

claudia paredes dijo...

Realmente sublime. Me alegro compartirlo con vos, Rama.

ariadna dijo...

cosas que pasan: leo este post justo antes de bajar a desayunar. Pongo un pie en la cafetería y empieza a sonar el canon de pachelbel... :) qué gusto compartir un café virtual contigo!

claudia paredes dijo...

Ya te extrañaba!. Qué bueno que las cosas mágicas que pasan hayan hecho que compartièramos un desayuno juntas con todo un mar de por medio!