domingo, 16 de diciembre de 2007

Credo

Creo en esta cueva que soy, con manos y pies en estado de sitio. Creo en este irse lentamente, resbalarse lentamente, lentamente alejarse y en todas las virtudes salvavidas. Creo en la esperanza, mi plumífera amiga, en los idiomáticos adioses que habilita el rencor, en los reencuentros, más encuentros y en lo dos veces visto. Creo en mis zapatos, orejas, duendes, persignaciones frente a la iglesia, descanso, gozo y verdes vacaciones de no quererte ni un poquito. Creo en el olvido. Y soy feliz.

4 comentarios:

Maxi Peñéñory dijo...

Se te nota. Esa felicidad, se te nota.

claudia paredes dijo...

Gracias por "creer en mí". Olvidé de decir que creo también en los amigos.

ceci dijo...

Lo más importante, seguir creyendo en los amigos Salvavidas (con mayúscula). Y creo en tu cámara, que no se pierde ni un destello de magia :)

claudia paredes dijo...

Creo en vos, Ceci. Y la foto que quería tomar no la pude hacer para no interrumpir! Je. ;)