domingo, 7 de octubre de 2007

Helado y convergencia

Repunta el sociólogo Néstor García Canclini nuevamente en mi top intelectual para psicoanalizarme, urbanamente hablando, sobre identidad y comunicación. Hay palabras que no son lisas ni llanas, como “convergencia” o “hibridación”, tipo de qué gusto pediremos el helado en las ciudades el próximo verano.

Canclini habla de una identidad políglota y multiétnica, fruto del cruce de culturas, de una nueva fundación o de una re-fundación de las ciudades en el espacio de lo virtual que, increíblemente, es público pero usado por lo privado. De allí que me incomode personalmente el término “usuario” para referirse a los nautas. Me suena a las bolsas que dan en el hipermercado: plásticas, gratuitas y con posibilidad de ser re-utilizadas con otros fines. (ej: basura=spam).

Pero agrega algo más: el carácter de la identidad como algo “que se relata” y ahí entramos en lo mío. Ese relato, es relación. Ese relato es un trayecto que une, que toma un punto de partida para asistir al “estadio” de llegada, como transformación. La posibilidad de formar comunidad no le pertecene sólo a la palabra, sino a lo narrado. Está cosida por puntadas invisibles a lo comunicado. No en vano la red forma comunidades.

Odio tener que admitir que me fascinan los lugares comunes. A decir de los amigos de España, termino a lo Chris Stevens: a esta hora, en otro sitio, en cualquier lugar del mundo, alguien escribe sobre una chica que escribe sobre una ciudad que narra aquello que será un día. Helado convergente, con deliciosa "cobertura" periodística y una "oblea" de libre tránsito rellena. (De amigos).

2 comentarios:

Evangelina Hirschfeld dijo...

(Te estoy aplaudiendo)Saludos!

claudia paredes dijo...

Se oye!!!. Besos a vos y a tu blog.