jueves, 18 de octubre de 2007

Fisbena

Para quienes a diario en mi trabajo me piden a gritos que deletree mi dirección de correo, va la verdadera historia de Fisbena.
Llegó a través de un libro de cuentos para mi hija Agustina, que ya tiene 16 años, sobre animales fantásticos narrados por Sandra Siemens, el personaje de la Anfisbena. La Anfisbena era una serpiente, que en lugar de tener una cabeza y una cola, tenía dos cabezas, así que nunca se ponía de acuerdo con ella misma. Entonces inventé un personaje para hacerla reír, con una vocecita extraña, que hablaba todo el tiempo de ella misma en tercera persona "la anfisbena dijo, la anfisbena hizo", hasta que, por deformación, "la anfisbena" se transformó en "fisbena". De allí a Hotmail de apellido, medió un sólo clic al momento de elegir el nombre para mi correo. Fisbena hizo de las suyas en nuestras vidas y desapareció.
Hace unos tres años, ya con la venida de mi segunda hija, Constanza, y mi separación de mi segunda pareja, Fisbena Hotmail se transformó en Fisbena Gmail, por necesidad de contar con 1 giga de memoria que permitiera no volver a cometer más este tipo de errores personales.

3 comentarios:

ariadna dijo...

espero que sigamos cometiendo muchos errores todo el tiempo, fisbena claudia :)

Paula Barella dijo...

Claudia:
¡Que magia y encanto tienen estos personajes creados para los niños por que trascienden límites inimaginados!
En lo personal, guardo el feliz recuerdo del personaje que mi hermana mayor -que me lleva 13 años- creó para hacerme dormir la siesta cuando era pequeñita.
Me llamaba "Fori" por Poli, por que el personaje en cuestión hablaba todo con "F". Rescato el increíble don de inventar historias todas con la efe y con el tono de voz similiar al topo Gigio.
Uf, se me pianta un lagrimón...

claudia paredes dijo...

Ari: nunca me arrepentí de haber amado, es más, es algo que me ocurre sin que me de cuenta! :)
Poli: tu hermana debería recibir un Feliz Día doble este domingo!. Besos.