domingo, 23 de septiembre de 2007

Perder la cabeza


Que cotas de malla te ahogan el pecho
que yelmos lustrosos te esconden el rostro
y que lo mismo,
te reconozco por tu mano,
porque no hay ni habrá
otro guantelete que tiemble cuando me toca.

No hay comentarios: