viernes, 21 de septiembre de 2007

Cuadrícula

La vida de las ciudades se organiza según el mapa del imaginario, de la relación histórica entre presente, pasado y futuro o quizás, de aquello que heredamos?. El mapa espacial de la primitiva ciudad de Córdoba reprodujo en la cuadrícula urbana la jerarquización espacial de una jerarquización social, de una imagen de mundo: al centro la iglesia, la plaza de armas, alrededor los edificios civiles más importantes, muy próximas las casas de los notables, más alejados los trabajadores. Nuestro mapa urbano es una imagen del mapa cultural. Pero no es la única posibilidad de desarrollar ciudad. A medida que la ciudad fue creciendo, también sus mapas culturales fueron mutando pero hoy no se reproducen de manera explícita para quienes transitamos a diario sus calles. Los mapas urbanos son reflejos de los mapas culturales, cuando han sido reflejo de sus propios habitantes.
Existe una ciudad en Japón donde las casas han sido numeradas en las calles de acuerdo al orden en que se han asentado, por ejemplo, el número 1 corresponde al fundador. Es la jerarquización de la “experiencia” por sobre otra. En Barcelona (nuestros amigos pueden contarnos de esto) el primer Ensanche incluyó el diseño de la avenida que la cruza de parte a parte, el Paral.lel que, es increíblemente, una avenida paralela al exacto paralelo que atraviesa la ciudad.
Hemos perdido nuestros sentidos de a poco, dejando nombres, números, calles, plazas a criterio de pocos. Aún cuando nos pertenezca a todos.

No hay comentarios: