miércoles, 29 de agosto de 2007

La silla de Merlín


En la primera reunión de Arturo con sus caballeros alrededor de la Tabla Redonda, el rey observó una silla vacía marcada con la inscripción "silla peligrosa". Merlín le respondió que ese lugar estaba reservado a un caballero que fuese absolutamente puro y que aquel que ocupara el lugar sin corresponderle, sería tragado por la tierra. Para tener en cuenta en las próximas elecciónes...


Porque en Camelot hoy se huele a asado
y la Mona Jiménez nos salva del desaliento
haciendo fiestas populares en la plaza del pueblo
donde el mercado del pueblo es el Ex-Mercado.
Agonizaré.
Y Merlín se acomodará en su poderosa silla
imaginando qué fue de esa chica que prometía tanto.
Museo Tejeda. Foto: Fernando Boschetti

No hay comentarios: